El Minimalismo

1° Passo: Ler o texto abeixo "Cuando menos es más también para el día a día".

2°Passo: Assistir ao vídeo "Mapa Mental com o Canva".

3°Passo: Construir um Mapa Mental em Espanhol, com as informações adquiridas através da leitura do texto.




TEXTO INDICADO:

 

Cuando menos es más también para el día a día.


Por: Victoria Pérez


Los minimalistas son personas que tratan consciente e intencionadamente de vivir sólo con lo que realmente necesitan. El mantra sería: «Identifica lo esencial, y elimina todo lo demás».

La lógica subyace en que todas esas cosas que pueblan las gavetas y armarios, crean estrés por no tener tiempo de usarlas todas, generan culpa por haber supuesto un derroche sin uso, te atan o bien te hacen más difícil el cambio (una mudanza, por ejemplo), son a todas luces un apalancamiento operativo que pierde valor a más tiempo está acumulado y, además, su producción ha generado desperdicios contaminantes a los que sigues colaborando conforme adquieres cosas nuevas.


Si bien el minimalismo no está en contra del capitalismo, sí lo está en contra del consumismo. O, al menos, en contra del consumo sin control. Parece ser que cuando tienes más cosas de las que puedes usar y deseas más de las que puedes pagar, entras en un ciclo vicioso en el que ya tus cosas no trabajan para ti, sino tú para ellas.


¿La solución? De nuevo, identificar lo esencial, y quedarte sólo con eso. Sin embargo, parece que lo esencial varía bastante de una persona a otra.


Existen minimalistas extremos que viven con sólo 100 cosas, existe el proyecto 33 prendas que consiste en lo obvio: tener sólo 33 piezas de ropa o, incluso, una especie de juego llamado “30-Day Minimalism Game” que consiste en retirar de tu vida tres cosas al día durante un mes. También está el "entra uno sale uno" que sí aplican casi todos los minimalistas y en esencia viene a decir que si compras una cosa nueva, deseches su versión antigua. Cierto es que la mayor parte de minimalistas más estrictos se encuentran en países de habla inglesa, sin embargo, también hay hispanohablantes interesados en esta filosofía de no tener más de lo que necesitan, aunque la adapten a su día a día.


Existe un percepción errónea de que ser minimalista es vivir en cuatro paredes blancas, sin mayor posesiones que las básicas y salir por el mundo con tu mochila. Sí, existen personas practicándolo en este extremo, o al menos eso dicen, pero esos cuartos blancos están mejor para Instagram que para realmente vivir en ellos; ser minimalista va mucho más allá de la cantidad de cosas que tengas y tampoco hay que pasarse:


La idea del minimalismo es simplificar, hacer tu vida más llevadera. Cuando somos muy rígidos puede ser contraproducente, porque se cae en otro extremo y la vida se complica en el otro sentido. No tiene lógica tener únicamente un determinado número de cosas si esto te limita en las actividades que te gustaría hacer. Lo que se busca es liberar tu tiempo, dinero y energías para enfocarlas en aquello que verdaderamente tengan un sentido, no al revés.


Pero, la gran pregunta ¿por qué debería de hacerlo? Pues parece que tiene bastantes ventajas. Sin embargo, la mayoría de los minimalistas te recomiendan que si tú estás bien con tus cosas, no lo intentes pues, tras deshacerte de ellas sentirás pena por el vacío, y querrás adquirir como rebote nuevas versiones de ello.


El minimalismo es una construcción diaria, no es un fin, no es algo que tachas de la lista de pendientes cuando llegas a 33 prendas. No serás un minimalista apto cuando llegues a un punto, lo eres mientras sigas en el proceso. Consiste en vivir una vida consciente, con propósito deliberado y cargando sólo aquello que te ayuda en ese camino; porque al final, del día es eso, un camino en construcción y como decía Ryan Bingham: con demasiado peso no podemos movernos y cuanto más lentos nos movemos, más rápido moriremos.


Disponible en: https://hipertextual.com/2016/11/minimalistas-minimalismo-como-forma-vida


 


VÍDEO INDICADO





329 visualizações0 comentário

Posts recentes

Ver tudo